19 noviembre 2008

Mano de obra palestina para los asentamientos judíos


No hay trabajo en Palestina, no hay recursos. El continuo cierre de los puestos fronterizos es como una soga al cuello. La situación de estrangulamiento económico empuja al 80% de ellos a trabajar en Israel y, sobre todo, en los asentamientos judíos en tierras palestinas. A pesar de que Israel se comprometió en la famosa hoja de ruta a paralizar cualquier obra o expansión de los asentamientos ilegales, nadie respeta dicho compromiso. Y tampoco se lo pueden permitir los palestinos que en la construcción, la industria y el sector de servicios en Israel ganan tres veces más que en su propio país.

Mes tras mes nacen, crecen y se expanden nuevos asentamientos, que resultan especialmente atractivos para las jóvenes familias judías fundamentalistas, porque los alquileres son bajos y el entorno idóneo. No hay tráfico, no hay cines ni centros comerciales.

A pesar de que una tercera parte de las tierras sobre las que se levantan los asentamientos es suelo palestino, los árabes que allí trabajan no tienen opción a cuestionar su situación. A pesar de que no siempre son bien tratados. A pesar de que se restringe cada vez más el permiso de acceso. A pesar de tener que trabajar como extranjeros en su tierra. No hay alternativa. Y no es una cuestión de tiempo. Muchos palestinos jóvenes ya no creen en una paz futura, en la que los israelíes se vean obligados a recoger sus enseres para retirarse a las fronteras establecidas. No hay lugar para la esperanza.

Más información: diario TAZ

1 comentario:

Iñaki Alonso Isusi dijo...

Http://eticamundial.blogspot.com

Complemento a tus análisis. Enhorabuena por ellos.+

Iñaki Alonso Isusi
https://www.xing.com/profile/Inaki_ALONSOISUSI